De la nada se resurge

Como una larva todavía sin vida, arropada en una remota planta, inerte y desnuda…..pasaban días sin saber de aquel último suspiro de amor, se secó y las hojas cayeron como de un árbol moribundo….no hubo fruto, ni semilla, ni una rancia espora. Terminó como se silencia el día al llegar la noche, sosegado y tranquilo, era un final acorde a la historia de cualquier dramaturgo.

Como una pieza rota de una vajilla, junto con la luz bohemia de un nuevo despertar, fue reconstruyendo pedazo a pedazo el saco en el que guardar las ilusiones del amar. Ave fénix de fuego en su vestir, emponderado caminó a un nuevo porvenir, hojas verdes comenzaron a salir del tallo de aquel árbol que creí ver morir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s