Mi mar

Después de haber vivido un naufragio, después de haber sentido como las aguas enfurecidas rompen todo a su paso…no acabas d fiarte del agua cuando está en calma, temes darle la espalda y que te vuelva a golpear. La luna es testigo de las mareas, ella observa en silencio, callada, cuando el océano decide engullir pueblos completos.

Vientos huracanados avisan agitando la campana, del momento del cambio,un olor marinero enturbia y acentúa la situación, miles de gaviotas vuelan hacia las altas montañas buscando donde guarecerse,una ráfaga húmeda cae mojando todo a su paso perseguida por la furia letal del mar, como un elemento destructor, que obliga a eliminar y comenzar de nuevo.

Después de destrozar y aniquilar, llega la calma, el momento de recoger los pedazos y conjugarlos de nuevo, el momento de las ideas, del fruto de las innovaciones, el momento de comenzar un nuevo trabajo,el momento de recoger lo vivido para no caer en los mismos errores. Sentada en mi hamaca desde la arena respiro la tranquilidad de un mar apaciguado, un sonido fresco y relajante. Mi sonrisa flota entre las aguas atlánticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s